Qq

Era una fría mañana de verano. La brisa golpeaba sobre el acantilado imponiendo su fuerza, como desafiando a un grupo de lugareños que habitaban unas bonitas casas frente a un imponente mar y con la mejor vista del lugar. Todo hacía presagiar que, la erosión y el viento, algún día ganarían esa batalla donde la naturaleza no admite intrusos. Cristina era una niña solitaria, sus padres guardaban distancia y frialdad con ella y, en consecuencia, Cristina tenía que tratar de construir su propio mundo utilizando todos los medios posibles. Sus padres viajaban con frecuencia y ella no tuvo la oportunidad de sentir que tenía una verdadera familia, ya que siempre estaban llegando o se estaban yendo. 

Sin duda la experiencia de la pintura, como actividad creadora, proveedora de emociones, cuestionamientos que van de lo intelectual pasando por todos los vericuetos esteticos posibles, han llenado hasta ahora....

Mi primer encuentro con el arte fue simplemente mágico. Y esa sensación de asombro y descubrimiento es lo que asocio con el trabajo de un artista. Es lo que es el arte para mí.